¿Vives o guasapeas? | Yolanda Ferrero
16183
post-template-default,single,single-post,postid-16183,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
coaching para padres

¿Vives o guasapeas?

Adolescentes cibernícolas y sus móviles.

 

Hoy en día los adolescentes se pasan horas pegados a los móviles y cada vez es más difícil, por no decir imposible, comunicarse con ellos.

Su smartphone se ha convertido en algo más que un teléfono. Es un “objeto multiusos” que utilizan para mandar mensajes, navegar por internet, acceder a las redes sociales, como agenda de citas, despertador, cuaderno de notas, cámara fotográfica, consola de videojuegos, aparato de televisión… entre muchas otras cosas.

Por tanto no es de extrañar que para algunos jóvenes sea el objeto más importante de su vida.

Qué contradicción ¿verdad? Los móviles se inventaron para ayudar a comunicarnos mejor y que en lugar de acercarnos están sirviendo para distanciarnos de las personas que más queremos

¿Cómo saber si mi hijo es un Cibernícola?

 

Si tienes un hijo “enganchado” a los dispositivos electrónicos, quizá una de las ideas que se te ha pasado por la cabeza es prohibírselo, escondérselo o algo similar.

Para mí, eso sería un error, ya que es como ”ponerle puertas al campo”.

Además, si cortas la línea de unión con sus amigos, sus redes sociales y su entorno (cuestión para ellos fundamental), conseguirás una reacción emocional negativa por su parte, que supondrá una ruptura en vuestra relación. Y esto no lo queremos.

Piensa que la tecnología, por sí misma, no es ni buena ni mala. Todo depende del uso que se haga de ella.

 

A veces la línea que separa un uso excesivo de la dependencia es muy pequeña. Los expertos hablan de adicción al móvil cuando el adolescente:

Piensa en conectarse nada más levantarse.

Siente estrés y ansiedad si no tiene cobertura, se queda sin batería o no tiene cerca su teléfono.

Deja de comer, asearse, salir a la calle o estudiar por estar conectado.

Revisa el móvil de forma reiterada.

Siente nomofobia o miedo a salir de casa sin su smartphone.

 

10 consejos para usar el móvil de forma adecuada

 

Por lo tanto, sabiendo que nuestro hijo va a seguir usando su teléfono sí o sí, lo que podemos hacer es establecer unos límites para que haga un uso más responsable.

Aquí te propongo algunos consejos:

-Nosotros debemos ser un buen modelo para ellos. Esto va de predicar con el ejemplo. Los primeros que tenemos que hacer un uso adecuado del móvil somos los padres.

-Establecer el tiempo de uso y el horario. Deben tener un horario para socializar, otro para estudiar y otro para descansar.

-Acordar con ellos cuando está prohibido: podemos decidir que no se use durante las comidas, en clase, en reuniones familiares o durante las horas de estudio…

-Hacerles ver los problemas que conlleva facilitar información personal o subir “fotos comprometidas” a la red.

-Dejar claro que el móvil es nuestro hasta que nos demuestre que es suficientemente responsable.

-Decirles que aprendan a distinguir “ciber-amigos” y amistades reales, de esas de carne y hueso.

-Crear un clima de confianza en casa para que nuestro hijo nos informe de cualquier conducta o contacto que resulte incómodo o sospechoso.

-Poner un límite de gasto mensual. Hacerle responsable del coste que genera su móvil.  A cambio puede hacer alguna tarea adicional en casa.

-Informarles de que NO todo lo que aparece en internet es cierto. Que aprendan a ser críticos con lo que ven y leen.

-“Nunca digas nada a través del móvil que no dirías en persona”. Este es un buen consejo. Invitarles a no participar en charlas radicales, racistas, donde se insulte o humille a otra persona.

 

Los móviles ¿nos acercan o nos alejan?

 

¿Te ha pasado alguna vez estar en casa físicamente junto a tu familia, pero en realidad sentirte a mucha distancia de ellos porque estáis todos conectados a los móviles?

Para evitar esto, lo más importante es hablar con nuestros hijos de una forma muy clara.   Y ser conscientes de los beneficios de tener un dispositivo móvil y también de los peligros que supone.

También es fundamental llegar a acuerdos sobre las normas de uso y cuáles serán las consecuencias si se sobrepasan esos límites. Estaría bien ponerlo por escrito y que lo firmaran ambas partes.

La forma en que nos comunicamos con los demás determina la calidad de nuestras vidas. Por eso, merece la pena comenzar a pensar en ello.

Tomemos las medidas necesarias, dejemos de mirar la pantalla del móvil y empecemos a mirarnos más a los ojos.

Cuéntame…

 

¿Eres amante de las redes sociales o te quedas con el tú a tú?

¿Te imaginas una vida sin internet?

¿Serías capaz de irte de vacaciones a la montaña y estar sin cobertura 7 días?

Me encantará leerte aquí debajo en los comentarios

Sin Comentarios

Deja tu comentario:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar