Quise hacerle a mi hijo el mejor regalo que tengo: Le di mi tiempo | Yolanda Ferrero
16177
post-template-default,single,single-post,postid-16177,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
coaching para padres

Quise hacerle a mi hijo el mejor regalo que tengo: Le di mi tiempo

 

Si, ya sé lo que me vas a decir…

El trabajo, los niños, la compra, llevar el coche al taller, las extraescolares, los deberes, preparar la cena…

¿mamaaaaa… otra vez esto para cenar??
Pues sí cariño, que el pescadito es muy sano y esta riquísimo.
¡Ah! Mañana toca reunión con la profe ¿Vas tú o voy yo?

 

Tender la ropa (que lleva en la lavadora desde las 9 de la mañana, se ha quedado hecha una pasa y claro… ahora a ver quién la plancha…), ir a comprar el regalo de Luisito que el viernes celebra el cumple. Y mientras tanto el grupo de WhatsApp del cole echa humo: 67 mensajes hablando de si en la excursión del martes le metemos a los niños un bocadillo de jamón o de tortilla de patata…

¿En serio?

Nos pasamos el día haciendo malabarismos para poder llegar a todo, y además sin haber tenido el adiestramiento de los profesionales del circo. Día a día intentamos mantener en el aire miles de tareas importantes ¡y parece que a veces hasta nos aceleran la música!

Y voy yo y hablo de TIEMPO, ¡ja!

Bendita palabra…

En el transcurso de esta agitada vida que llevamos, hay unos ”pequeños seres” que habitan en nuestras casas y que nos miran alucinados con sus ojillos cuando les decimos:

Ahora no
Espera un momento que ahora termino
En cuanto acabe la llamada te atiendo
Venga rápido que llegamos tarde…

 

Les arrastramos con nuestro estrés y ellos no entienden nada.

Cuando la falta de tiempo es el problema, tus hijos agradecerán más la calidad que la cantidad.

¡Quédate con eso!

Pero quizá no sea el momento de culpabilizarse ni de lamentarse por ello, sino de buscar soluciones prácticas y reales.

¿Qué podemos hacer cuando nuestro horario y el de nuestros hijos no coinciden más que un pequeño rato al día? Y solo si tenemos suerte.

¿Cómo podemos compensar la falta de tiempo?

Teniendo en cuenta que no es posible cambiar las horas de trabajo ni las responsabilidades de las que hay que hacerse cargo, lo mejor que podemos hacer es hacer pequeños gestos que compensen.

¿De qué manera?

A continuación, te daré algunas ideas:

-Explícales por qué hace falta trabajar: Cuéntale a tu hijo, con palabras adaptadas a su edad, por qué no puedes pasar más tiempo en casa con él, por qué tienes que ir a trabajar, y qué es lo que haces cuando no estás. En ocasiones esto es algo que los niños no comprenden, porque no tienen noción de la importancia del dinero. Pero si se lo explicas y contestas a sus dudas y preguntas, entenderá que no se trata de una falta de preocupación por él, sino todo lo contrario.

-Disfruta de una comida en familia: Aprovecha la hora de la comida o la cena para charlar y disfrutar de un rato tranquilo con tus hijos. Será un buen momento para conectar con ellos, hablando de cómo ha ido el día, hacer planes para el finde o contar anécdotas divertidas. ¡Ah! y no olvides apagar el móvil y la televisión.

-“Momento cuento”: Para mí, uno de los momentos favoritos del día es la hora del cuento antes de dormir. Elegir juntos un libro que le guste y disfrutar leyendo la historia, sin prisa. Aprovecha para desconectar y tener un momento de relax después de un día duro. Puedes cantarle una canción, hacerle cosquillas o llenarle de besos. Serán momentos inolvidables para los dos.

-Habla mucho con ellos: Los niños se sienten valorados cuando los escuchamos y ven que nos preocupamos por ellos. Si no estás, llama por teléfono, por lo menos una vez al día. Pregúntale por su día y cuéntale algo sobre el tuyo. Verás lo mucho que le interesan también tus cosas.

-Reserva una cita para él: Abre tu agenda y busca un hueco. Puede ser una tarde entera, 2 horas o tan sólo 30 minutos. Lo que tú dispongas.

Aplaza esa importante reunión, esa comida de negocios o aquel compromiso ineludible y regálale a tu hijo ese tiempo contigo. Anótalo para que no se te olvide. Dibuja un corazón enorme y escribe “cita con mi hijo”. Será un regalo para los dos. Un momento único que disfrutaréis haciendo cosas divertidas. Tírate al suelo con él, disfrázate, canta, baila… déjate llevar. Para tu hijo será un momento de gran felicidad y a ti te ayudará a conectar profundamente con él.

A los niños se les ilumina la cara cuando sus padres dejan a un lado sus responsabilidades para estar solo con ellos. Se sienten queridos y especiales. Si no tienes cantidad, dedícales calidad, presencia y conexión. Apaga el móvil durante un rato y mírale, atiéndele, obsérvale.

Regálales un poco de ti.

Métete en una caja de cartón simbólica y ponle el lazo rojo más bonito y brillante que encuentres. Entrégaselo a tu hijo. Serán momentos inolvidables para él y para ti.

“Para estar mañana en el recuerdo de tus hijos, debes estar presente en sus vidas HOY”

Quiero compartir contigo una reflexión…

Hace tiempo, un amigo me dijo una frase que me hizo pensar y que hoy quiero compartir, ya que me sirvió de mucho:

El tiempo es un preciado tesoro que no vuelve”. Tú metes en un saco esas monedas que son horas, minutos, segundos… y se las entregas a quien tú quieres. Quien elige con quién compartirlas y con quién no, eres tú. Esas monedas no durarán toda la vida, cada vez irán quedando menos…

¿Y tú?

¿Estás invirtiendo bien tu tesoro?

¿En qué estás gastando esas monedas y con quién?

Si te apetece, déjame un comentario sobre el tema aquí debajo. Me encantará leerte.

8 Comentarios
  • M Carmen Díaz
    Publicado por 21:43h, 02 enero Responder

    Preciosa reflexiòn y bonito mensaje, con un calado muy emocional. Comparto contigo la idea de la calidad, esa a la que nos agarramos los padres que trabajamos fuera de casa.
    Hay un estudio sobre el tiempo que pasamos con nuestros hijos, segùn el cual, los padres que trabajan fuera de casa dedican màs tiempo de calidad a sus hijos.

    • Yolanda Ferrero
      Publicado por 11:46h, 04 enero Responder

      Muchas gracias Mari Carmen por tu comentario.Conozco el estudio del que hablas y es cierto que muchas veces los padres tendemos a sentirnos culpables por no poder dedicarles a nuestros hijos todo el tiempo que nos gustaría.

      Es verdad que, aunque la cantidad es importante- no lo vamos a negar- la calidad lo es aún más.Así que uno de los firmes propósitos que me he marcado para este año, es ESTAR más con mis dos hijos. Pero ESTAR con mayúsculas= jugar, escucharles, mirarles,achucharles mas si cabe 😉 estando presente sin distracciones, con el móvil silenciado y con mi actitud y mi predisposición en modo ON.

      Un abrazo

  • Susana Parro
    Publicado por 17:17h, 04 enero Responder

    Me ha gustado mucho el artículo y dice grandes verdades aunque muchas veces es difícil llegar a todo : los niños, la casa, las obligaciones del día a día … Te sigo desde hace tiempo porque asistí a una de tus escuelas de padres . Me gusta mucho todo lo que publicas . Gracias por compartirlo

    • Yolanda Ferrero
      Publicado por 12:53h, 05 enero Responder

      Comprendo perfectamente lo que me comentas, Susana. Yo también soy madre de dos niños y soy consciente de la dificultad que conlleva el día a día. También creo que la tarea de padres lleva implícita una responsabilidad que debemos asumir y quizá si apagáramos ese “piloto automático” que llevamos encendido, las cosas nos irían mejor. Ese que nos hace ir como autómatas sin pararnos a reflexionar qué tipo de p/maternidad queremos ejercer, qué es lo verdaderamente importante y actuar en consecuencia. Me alegra mucho saber que me sigues y que te guste mi trabajo. Un fuerte abrazo.

  • Manuela Sáenz
    Publicado por 17:50h, 05 enero Responder

    Yolanda, preguntas en el artículo si estoy invirtiendo bien mi tesoro (mi tiempo) y pensando sobre ello, creo sinceramente que no. Soy madre trabajadora y mi jornada de ocho horas hace que pase mucho tiempo fuera de casa. Si no fuera por los abuelos que nos ayudan sería imposible!
    Después de leer tu artículo me he dado cuenta de que tenemos solo una vida, que pasa muy rápido y que debemos aprovechar y exprimir al máximo el tiempo que pasamos con nuestros hijos.

    • Yolanda Ferrero
      Publicado por 14:58h, 13 enero Responder

      Me alegra mucho saber que mi artículo te ha servido de ayuda. Un abrazo y gracias a ti, Manuela.

  • Rosa G.
    Publicado por 13:22h, 15 enero Responder

    Gracias por estas ideas que nos das para aprovechar el poquísimo tiempo que tenemos algunos padres y disfrutarlo un poco más con nuestros peques. Saludos

    • Yolanda Ferrero
      Publicado por 10:18h, 19 enero Responder

      Muchas gracias a tí Rosa por leerme. Me alegro de que estas ideas te hayan sido de utilidad. Un abrazo

Deja tu comentario:

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar